Editorial

Un periodismo independiente.

Desde finales del siglo XVII, el periodismo en su forma escrita ha sido el principal medio de comunicación masiva dentro de las grandes ciudades y del mundo entero, poco a poco se fueron incorporando otros medios como las revistas, la radio y la televisión.

La hegemonía alcanzada por los periódicos ha sido tal, que muchas veces han sido capaces de marcar tendencias, de generar opinión, de inducir a la población a favorecer o desfavorecer a los gobernantes en turno o a la oposición política. Cuando esto sucede, se pierde la esencia con la cual surgió, desvirtuando al periodismo como tal.

Dicho lo anterior quiero remontarme al comportamiento social cotidiano de una zona en particular, ésta puede ser una ciudad, una colonia, un pasaje, un vecindario; donde si algo ocurre, todos quisieran saber qué pasó con la mayor exactitud posible. Es común que siempre haya alguien encargado de poner al día a los habitantes si algo sucedió, si hubo un accidente, un crimen, un pleito de vecinos, la llegada de alguien nuevo, en fin, tantas cosas que suceden a diario que podrían incidir en nuestro comportamiento si estuviésemos correctamente enterados sin llegar a convertir esto en aquello que en la vox populi se conoce como chisme o chambre.

Con el surgimiento de las tecnologías, las redes sociales han logrado algo que el periodismo escrito todavía no logra superar, y es, la comunicación fluida y actualizada en tiempo real, pues la mayoría de personas tienen acceso a internet y a redes sociales a través de dispositivos móviles como celulares, tablets, laptops, entre otros. Es fácil saber inmediatamente qué es lo que está sucediendo en el mundo entero en cuestión de segundos.

Está claro que el periodismo también ha evolucionado casi al mismo ritmo, pues han surgido cientos de periódicos digitales en todo el mundo, el colmo sería si esto no fuera posible. La diferencia es que, como acoté al principio, muchos de ellos marcan tendencias y sesgos para favorecer a determinados grupos de poder, sean estos políticos, económicos, religiosos o sociales. Aquella necesidad del vecindario de enterarse de lo que está sucediendo, se ha visto manchada por los intereses de unos pocos, que usan sus plumas para engañar, para ocultar la realidad diciéndoles verdades a medias que terminan siendo mentiras completas.

La esencia de un periodismo verdadero está en basada en cubrir aquellas necesidades de la gente de estar informada, pero al hacerlo, deben hacerlo sin engaños. El periodismo comunitario, que es el que atiende precisamente dichas necesidades, pone el dedo en la llaga cuando debe hacerlo, pero también da la oportunidad de que ambas partes involucradas expongan sus puntos de vista, siendo nuestro deber explorar todas las posibilidades para que se genere una opinión certera y objetiva, cuyo único beneficiario final sea la comunidad misma.

Sabemos que no es fácil porque a través de las redes descubrimos que muchos usuarios asumen el papel de trol, como un trabajo por encargo de parte de algunos sectores, lo que dificulta la labor periodística, pues te hacen ver como contrario, cuando lo que pretendes es hacer ver una realidad apegada a los intereses comunes. Al igual que en un vecindario, siempre hay personas que sobredimensionan las cosas, que muestran inconformidad, que atacan sin razón aparente o que simplemente llevan la contraria porque sí. De la misma forma también encontramos razonamientos certeros, opiniones moderadas, gente con principios morales y religiosos y políticamente correctas. Servir a todos de una manera imparcial es nuestro compromiso, tomando como base aquella necesidad de querer mantenerse enterado de todo lo que sucede, sin disfrazarlo de ningún color y con la balanza equilibrada.

El Tecleño ha surgido, y ha sido pensado en satisfacer las necesidades de informar a nuestra gente de Santa Tecla, de lo que sucede en nuestra ciudad y en el mundo entero, somos un periódico apolítico, no pretendemos quedar bien con nadie más que con la misma sociedad tecleña, independientemente de sus inclinaciones y tendencias. Solamente véannos como cuando un grupo de vecinos de nuestra querida ciudad se une para investigar e informar, hemos decidido emprender esta aventura del periodismo comunitario, para nuestra linda comunidad tecleña y gracias a las virtudes que nos brinda Internet, llegar a todos los rincones del mundo donde se encuentre un tecleño interesado en saber lo que pasa en su querida Santa Tecla y alrededores.